BUENA SUERTE

Suerte

No tengo buena suerte para nada. Que mala suerte tengo. Necesito un poco de suerte. Esa persona es que tiene mucha suerte.

Son algunas de las frases que nos solemos decir cuando algo no sale como queríamos. Pero habría que preguntarse, ¿realmente existen hechos y situaciones divinas que vaticinan nuestra vida, o, bien somos nosotros los que con nuestras acciones controlamos nuestra propia “suerte”?

LA ANTE SALA

Siempre he sido una persona muy mística y supersticiosa. Toda mi vida me he movido en la marea del azar, de la suerte, del destino.

Cuando algo me salía mal decía: mi destino era este, o, tengo una racha de mala suerte.

Así somos los seres humanos. Cuando no encontramos una explicación a algo recurrimos al azar, y así podemos exculparnos de la responsabilidad de que no haya salido bien. En cambio, cuando algo sale como habíamos planeado decimos con la boca llena: es debido a mi esfuerzo y lucha.

Algo cambia cuando hablamos de otra gente. Si sale bien es debido a la buena suerte, azar o toque divino que esa persona tiene. Si sale mal es porque no se ha esforzado, por vaguería y demás calificativos negativos sin exculpación.

ATRAEMOS LA “BUENA SUERTE”

Y sí, este titulo esta mal aposta.

Nosotros no atraemos la buena suerte.

NOSOTROS SOMOS NUESTRA BUENA SUERTE.

La creamos a base de esfuerzo, de creatividad, de seguridad en nosotros mismos, en nuestros actos. La creamos a base de constancia, a base de flexibilidad, a base de intuición. la creamos con una actitud positiva. Cuando tenemos esperanza de que podemos lograr las cosas que nos proponemos.

Porque no hay más base para atraer la suerte que una actitud positiva ante la vida, buenas conductas. En esto nos tenemos que basar para poder empezar a crear nuestra propia suerte.

CAMBIAR LA “MALA” POR “BUENA SUERTE”

No es lo mismo empezar un proyecto pensando en su fracaso rotundo y falta de oportunidades, a empezar pensando que puede ir bien o mal, pero que vas a poner todo tu esfuerzo, todo de ti para conseguirlo.

Por eso vamos a cambiar algunos de los pensamientos y acciones negativas que tenemos por positivas.

  • No dejemos que las cosas pasen sin más. Actuemos. Tirémonos a alcanzar nuestras metas, nuestros sueños. Demos todo de nosotros para conseguirlo. Vamos a parar de dejar que la vida pase y a empezar a hacer nuestra vida.
  • Vamos a apartar los pensamientos negativos de nuestra mente, de nuestro corazón y de nuestra vida. Cambiémoslos por pensamientos positivos. Confiemos en que siempre hay un rayo de luz. Empecemos a ver las cosas buenas de cada situación en vez de anclarnos en las malas que las enmascaran. Vamos a dejar esas cosas negativas del día a día de lado.
  • Seamos más compasivos con nosotros mismos, dejando de ser tan sumamente críticos. Permitámonos errar sin convertirlo en un acto de fustigación. A veces, esto más que llevarnos a la cima de nuestros sueños nos catapulta hacia lo mas profundo, por el miedo al fracaso, por el miedo a equivocarnos. Dejamos de lado esas metas, convenciéndonos de lo irreales que son.
  • Exculparnos de todo o poner mil excusas. este es otro punto que nos impide avanzar y lograr esa suerte deseada. Así lo que hacemos es perjudicarnos, pues no nos permite hacer balance de lo que hemos hecho mal. No podemos tomar el control de nuestros fracasos y nuestros logros, si se los cargamos a otros o al destino. Y creedme fracasar es muy importante en el proceso del aprendizaje, pero solo si somos conscientes de nuestro fracaso. Por eso esta tan asociado el aprendizaje al ensayo error. En ciertas circunstancias necesitamos cometer errores para aprender y avanzar.
  • No podemos dejar nuestras metas en manos de la impulsividad. No tiene nada que ver con la intuición y con el dejarse llevar. Hay veces en las que tenemos que ser calmados y reflexionar, tener paciencia, sin prisas, sabiendo que con esfuerzo y constancia vamos a lograr lo que nos propongamos.
  • No te quedes parado/a. Busca oportunidades. Esa gran meta que tienes en mente no va a llegar un día y llamar a tu puerta sin más. No! Hay que ponerse en marcha y luchar por lo que queremos conseguir.
  • Recuerda que el pasado, pasado queda. De nada sirve lamentarse de errores cometidos. Hay que estar centrado en el presente y en lo que se quiere conseguir. Si viajas al pasado constantemente, cometes el error de quedarte estancada.

Y simplemente diviértete. Se feliz. Sueña. Ríe. Juega.

Con todo esto seguro que consigues un poderosísimo amuleto de la suerte.

Y sino, siempre quedará aprender y volver a intentarlo con más fuerzas.

Vamos a ser ese cambio.

Un beso con mucho amor.

 

 

 

Anuncios

6 comentarios sobre “BUENA SUERTE

  1. Yo creo que todo depende de tus energías hacía la vida, en el libro “El hombre más rico de Babilonia” menciona que “La diosa de la fortuna” aparece a quien le sonríe a quien aprovecha cuando ella le da su oportunidad.

    Me gusta

  2. Como bien dicen en el Libro de la Buena Suerte, que te recomiendo si aún no lo has leído, a modo de fábula lo que nos quiere transmitir es que la suerte hay que salir a buscarla y no quedarse agazapados esperando que venga a nosotros.
    Solemos recurrir a decir que tenemos mala suerte cuando algo no nos sale bien, quizás es por que nos adelantamos antes de que ocurra a pensar que va a salir mal e inconscientemente sin darnos cuenta nosotros mismos provocamos esta “mala suerte”. Sólo hay que cambiar la mentalidad y pensar más positivamente ya verás como todo cambia

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s